Home»Teatro»“La isla desierta”, el clásico de Roberto Arlt que vuelve al Teatro de la Ribera

“La isla desierta”, el clásico de Roberto Arlt que vuelve al Teatro de la Ribera

2
Shares
Pinterest Google+

Desde el sábado 4 de mayo, el Grupo de Titiriteros del Teatro San Martín repondrá el espectáculo “La isla desierta”, basado en el clásico de Roberto Arlt, bajo la dirección de Adelaida Mangani.

Con funciones a partir de las 11.30, la obra permanecerá en cartelera sábados y domingos y las entradas se encuentran en venta a través del sitio oficial del Complejo Teatral de Buenos Aires (CTBA) o en las boleterías del recinto ubicado sobre la Avenida Pedro de Mendoza 1821, en el barrio de La Boca.

El texto de “La isla desierta” fue adaptado para el teatro de títeres, y cuenta con un elenco integrado por Emmanuel Abbruzzese, Ayelén Allende, Victoriano Alonso, Diego Báez, Ariadna Bufano, Paulina Lita, Valeria Galíndez, Francisco Garrido, Bruno Gianatelli, Carolina Graff, Lucila Mastrini, Estanislao Ortiz, Olavia Paz Campos, Esteban Quintana, Ivo Siffredi y Florencia Svavrychevsky.

Por otro lado, la asistencia de dirección corresponde a Mariana Díaz, los objetos de “Manuel” y “María” son de Estanislao Ortiz, la realización de títeres es de Walter Lamas, Alejandra Farley, Katy Raggi y Florencia Svavrychevsky, la música original y puesta de sonido es de Vicentico, el diseño de iluminación es de Omar San Cristóbal, el diseño de títeres, objetos y vestuario es de Walter Lamas, mientras que el diseño de escenografía es de Carlos Di Pascuo.

En esta historia, un clima de alienación y conformismo van de la mano en el cotidiano de una oficina corriente que está ubicada en un subsuelo. Sin embargo, una serie de problemas se harán presentes justo en el momento de comenzar una mudanza.

Según expresa Mangani, la historia girará en torno a un texto que “expresa una visión crítica del mundo, y quizá un poco pesimista sobre la condición humana”. En ese contexto, la directora añadió: “Hemos elegido contarla con títeres de manipulación directa sobre mesa que se alejan un tanto de nuestra dimensión, para permitirnos habilitar el texto desde la ironía y la ternura”.

Al mismo tiempo, los titiriteros, convertidos en vehículos de los personajes a través del escenario, “se someten a ellos y unos y otros se burlan un poco del autoritarismo y de la rutina aplastante”.

Finalmente, Mangani señala la aparición de “el alter ego que los interroga sobre sus sueños reprimidos y les proponen ¿por qué no? la aventura de la libertad”.

Noticia anterior

Ezequiel Valdez tocará junto a Hugo Fattoruso en la Usina del Arte

Noticia siguiente

“Avengers: Endgame” se roba la atención en este nuevo jueves de estrenos