Home»Cine, TV y Series»Lee Ranaldo y Leah Singer sorprendieron en Mar del Plata

Lee Ranaldo y Leah Singer sorprendieron en Mar del Plata

3
Shares
Pinterest WhatsApp

Con localidades agotadas, se vivió uno de los espectáculos más esperados de la 34° edición del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, cuando el guitarrista estadounidense Lee Ranaldo presentó «Contre Jour», una performance producida con la artista visual Leah Singer, que fusiona cine y música en vivo, donde lo experimental se impone sobre la narrativa explícita.

Visuales proyectadas en pantalla gigante son el telón de fondo que realzan la silueta del ex Sonic Youth para mostrar los movimientos y la destreza de este músico con su guitarra. Al final el show -que duró más de una hora- Ranaldo se tomó unos minutos para sacarse fotos y firmar autógrafos.

A la medianoche, el público pudo disfrutar de otro de los momentos más altos de esta edición: la sección Generación VHS ofreció un programa doble en homenaje a “El exorcista”, los amantes de este clásico del terror tuvieron la oportunidad de ver en pantalla grande la versión sin cortes de su director y la proyección del documental “Leap of Faith”, en el que William Friedkin cuenta los avatares de la filmación.

El único estreno del día en Competencia Internacional estuvo a cargo del director portugués Pedro Costa, que presentó su película “Vitalina Varela”, un drama que se desarrolla en Lisboa y muestra la capital lejos de los estereotipos turísticos. Su anterior trabajo, “Cavalo dinheiro” (2014) formó parte de la Competencia Internacional del 29° Festival.

En la Competencia Estados Alterados se proyectó “Danses macabres, squelettes et autres fantaisies”, un documental coproducido por Francia, Portugal y Suiza, en el que los directores Pierre Léon, Rita Azevedo Gomes y Jean Louis Schefer intentan cruzar una línea entre el fin de la Edad Media y el Comienzo de la Europa Moderna. “Luis Scheffer me pidió que vaya a visitarlo. Me pareció un honor pero no sabía que estaba cayendo en una trampa —dijo Scheffer—. La trampa es que cuando él escribe un libro siempre necesita alguien que lo escuche, porque es un trabajo extremadamente complejo. Él quería usarme como conejillo de indias”.

La otra película que se proyectó en esta categoría fue “De barrio”, un documental que juega con los contrastes del paso del tiempo, del realizador español Xurxo Chirro. “Al crecer en un lugar estableces una serie de vinculaciones identitarias que se van potenciando según las vivencias. Cuando te ausentas durante mucho tiempo y regresas se produce una fractura. Las cosas ya no son como antes”, escribió Chirro sobre su película.

La sección de Competencia Latinoamericana tuvo dos estrenos: “En medio del laberinto”, es la ópera prima de la peruana Salomón Pérez, que transita las fronteras entre documental y ficción. “A febre” fue filmada por Maya Da-Rin entre la selva amazónica y el escenario urbano, y propone una indagación sobre la fortaleza y la fragilidad del cuerpo. La directora, oriunda de Río de Janeiro, dijo sobre el proceso de filmación: “Fueron meses de ir a Manaos a hablar con las personas, a conocer su realidad y buscar los actores. La mayoría nunca había actuado. Hubo días de mucho diálogo, de contarnos historias en portugués y también en tucano. En todo ese proceso se terminó de escribir el guion. De hecho, la historia que Justino le cuenta a su nieto salió de esas conversaciones».

En la Competencia Argentina, dos miradas femeninas conquistaron las pantallas de Mar del Plata. “Hogar”, de Maura Delpero, y “Las poetas visitan a Juana Bignozzi”, de Laura Citarella y Mercedes Halfon. La película de Dapero refleja el dolor, la soledad y la incertidumbre de dos madres adolescentes que comparten sus vidas en una institución religiosa. «Es una película íntima, y lo que me interesaba era contar las historias de las mujeres detrás de esas panzas, detrás de esos velos. Mostrar la maternidad adolescente como este cortocircuito emocional potentísimo. Pero trabajando en un lugar religioso me di cuenta de que no era la única paradoja, la convivencia con las monjas era aún más fuerte», dijo Delpero.

Por su parte, Halfon y Citarella exploran la obra y el legado de la poeta argentina Juana Bignozzi, con la determinación de hacer conocer su obra. «Juana nos cambió un poco la vida. La película nos produjo una transformación grande, que es haber conocido esta escritora», dijo Halfon.

Ariel «Topo» Raiman

Por último, en la competencia Banda Sonora Original se presentó el documental «Stud Free Pub (Una buena historia)», de Ariel Topo Raiman, que recorre la historia de uno de los locales míticos de la escena del rock porteño.

En el Tronador Concert by Campari se realizó el lanzamiento del primer volumen de “Cuadernos de Crítica 1. Un nuevo mapa latinoamericano”. El libro compila textos de nuevos autores de América Latina que escriben con miradas críticas y autorales sobre el cine de la región. “Hacer libros es una parte importante de un festival, como las actividades especiales y la programación que se van entrecruzando. Todo esto forma del entramado de propuestas que el Festival propone en diez días”, dijo la directora del Festival, Cecilia Barrionuevo, curadora de la obra junto al programador Marcelo Alderete. En la presentación también estuvieron algunos de los autores de la compilación.

El Festival Cortos 72 Horas también formó parte de esta jornada en la 34° edición del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata. El encuentro, que se realiza cada año en Cañada de Gómez, provincia de Santa Fe y en conjunto con el Festival Itinerante de Cine de Mar del Plata, replica su Experiencia Cortos 72 Horas en la Facultad de Arquitectura de Mar del Plata con estudiantes secundarios marplatenses, que tras la presentación de hoy en la Facultad de Arquitectura tendrán el desafío de crear tres cortometrajes en dos días, que se proyectarán el sábado, en el Museo MAR.

Noticia anterior

Andando Descalzo regresa a La Trastienda tras su gira mexicana

Noticia siguiente

Mötley Crüe regresará a los escenarios el año próximo