Home»Entrevistas»Malcolm March: “Título del show es la vida de todos”

Malcolm March: “Título del show es la vida de todos”

5
Shares
Pinterest WhatsApp

Título del show es el nombre de una obra que creció en el off-Broadway en 2004 y, gracias a su gran éxito, llegó a las principales carteleras de la mítica Avenida que cruza el corazón de Manhattan en 2008.

Con la música y letras de Jeff Bowen y escrita por Hunter Bell, este musical captó toda la atención del joven director Malcolm March, quien adaptó la obra para presentarla en Buenos Aires, más precisamente en El Método Kayrós.

Protagonizada por Victoria Stecca, Manuela Perin, Miguel Gómez Vicari e Ivano Nardacchione, esta “es la historia de dos chicos que quieren escribir un musical, así que podríamos decir básicamente que es una de esas historias del teatro dentro del teatro”, según comenta March a La Vereda y agrega: “el libro encuentra a dos amigos que están en una de sus casas y proponen hacer un musical, pero no saben de qué. Finalmente deciden hacerlo sobre sus vidas y cómo ellos pueden escribir el espectáculo”.

¿Cómo fue tu primer contacto con la obra?

Me fui a vivir hace tres años a Nueva York, donde fui a un conservatorio de Teatro Musical, que por suerte fue una muy linda experiencia. Me encontré con un género que no conocía mucho y, cuando me gradué, me pude quedar viviendo un año más en los Estados Unidos. Trabajé mucho gracias a Dios, con unas seis obras. En el ínterin empecé a crear una compañía, que trae obras argentinas a Estados Unidos y ahora, viceversa.

A medida que estaba investigando musicales me encontré con esta obra que la verdad me pareció muy interesante, porque es básicamente la historia de los actores y actrices del teatro, con todo el tema de los tiempos, la creatividad, de no saber si la obra va a pegar o no; de estar todo el tiempo en esta duda de ‘quiero vivir del arte pero necesito que esta obra pegue’ porque hay un riesgo constante. Título del show es la vida de todos.

¿Puede compararse el género musical entre ambos países?

Creo que en verdad no se puede comparar, por lo menos desde mi punto de vista. Creo que son dos realidades totalmente distintas, sobre todo en cuanto a la parte organizativa del teatro. En Estados Unidos lo que ocurre es que grandes empresarios pueden encontrar mucha facilidad para invertir en obras más que acá.

Además también estamos hablando que el género de teatro musical se desarrolló con más fuerza en los Estados Unidos de 1920 con mucho de ese «sentido americano» del teatro, si se quiere. Acá lo que más se pareció al teatro musical fueron los sainetes de 1940, pero no se podría comparar porque son dos cosas totalmente distintas.

¿El público que asiste a las obras también es distinto?

Son muy diferentes, porque en Estados Unidos hay un público mucho mayor. Generalmente son personas mayores, de 40 para arriba que pagan las entradas “full” de 500 dólares por un asiento en la orquesta. Acá se abunda más en el joven adulto, máximo 40 años y después la familia de los actores. Creo que la gente de 40 para arriba va a ver más teatro que comedia musical.

¿Cómo fue el proceso de elección de los actores?

Para cuatro actores es una elección sumamente difícil y requiere un análisis muy específico de los personajes. En el momento de hacer las audiciones es simplemente ver si tienen la esencia porque, cuando elegís a alguien, generalmente estás enganchando su esencia con la del personaje. Creo que el casting es, fácil, el 70 por ciento de la obra.

¿Título del show refleja la misma obra o es una adaptación con cosas de Buenos Aires?

No es una copia del original, en este caso sería totalmente argentino porque, si yo menciono a un John Cameron Mitchell o a un O’ Neill Center, de pronto y para nosotros es…preguntarse con qué se come. En cambio, si lo cambio por El Cuartito, los teatros de la calle Corrientes, Mariano Iúdica, Ricardo Fort o un montón de cosas argentinas es como que vas encontrando más identificación. Lo bueno es que, como es una historia universal, se puede posicionar acá tranquilamente.

¿Qué obras argentinas llevarías a los Estados Unidos?

En cuanto a teatro, quien me apasiona como dramaturgo es Mario Diament, especialmente en su obra Tierra del Fuego, que abarca el conflicto entre Israel y Palestina y creo que sería una hermosa obra que podría presentarse en los Estados Unidos y, si vamos al teatro musical, me gusta mucho Caso de éxito, que es una obra que se hizo el año pasado en la Bienal de Arte Joven. Me pareció muy apasionante y a su vez muy argentino.

¿Cuáles son los proyectos para lo que resta del año?

Lo primero es que haremos es ver la posibilidad de poder renovar y hacer otra temporada. Nuestro objetivo es llegar a un teatro de la calle Corrientes porque justamente es lo que sucede en esta producción, los personajes quieren llegar a un teatro.

En cuanto a mí estaré volviendo a los Estados Unidos porque apliqué para un programa de formación que consta en presenciar una producción desde el primer ensayo hasta el estreno y en el ínterin seguir desarrollando la compañía.

Título del show estará en el Método Kayrós hasta el 15 de julio. Las funciones son los sábados a partir de las 20.30 en la sala 1 del recinto emplazado sobre El Salvador 4530, y Scalabrini Ortiz.

Con respecto a las entradas, tienen un costo de 200 pesos y podrán conseguirse en las boleterías del lugar o bien a través del sistema Alternativa Teatral.

Noticia anterior

Radio Nacional festeja sus 80 años con una exposición en el CCK

Noticia siguiente

Verano, la primera estación musical de Mariano Godoy

No Comment

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.