Home»Entrevistas»Manu Quieto: “Hicimos de un grupo una forma de vida que lleva 25 años”

Manu Quieto: “Hicimos de un grupo una forma de vida que lleva 25 años”

4
Shares
Pinterest WhatsApp

El 25 de agosto, Mancha de Rolando se estará presentando en La Trastienda y a manera de anticipo, La Vereda dialogó con Manu Quieto, cantante del grupo que lleva poco más de un cuarto de vida.

Luego de editar Venceremos, el músico dio detalles de lo que viene: un álbum acústico en formato DVD y CD, nuevas canciones y, a modo de bonus, la manera de sobrevivir a la industria discográfica.

“Estamos ensayando mucho y preparando una lista de temas especial, acorde a la ocasión”, comienza en su relato el vocalista de la banda oriunda de Avellaneda y agrega: “queremos que haya distintas temáticas y eso hay que trabajarlo mucho, lo mismo si hay que sacar y desempolvar temas que hacía mucho tiempo no tocábamos, que por ahí sean sorpresa para la gente que nos va a venir a ver”.

Según Quieto la banda se encuentra totalmente afianzada y eso se debe a “verse todos los días para ensayar. A veces es distinto cuando uno se junta para tocar por varios días en gira, porque pierde tiempo de ensayo y se queda tocando los mismos temas todos los días”.

¿Qué se viene para el grupo?

Estamos terminando de grabar un disco acústico, que ya está mezclado y falta masterizarlo. Todo eso va a salir en formato DVD y en un disco, con versiones de temas anteriores y material nuevo, siempre acústico, que está muy bueno.

Es un formato que nos sienta bien. En lo personal, paso los 7 días de la semana con la acústica. La eléctrica solo la uso cuando tocamos en vivo o ensayamos, en cambio la acústica la uso para hacer los temas.

Era el momento de reformular los temas y hacerlos acústicos. Aparte son canciones que nacen en ese formato y pasan a la electricidad y a escenarios más grandes, donde se tocan a gran volumen, por lo que pierden un poco esa intimidad y esencia. Ahora es lo que justamente estamos recuperando.

Son canciones que van a volver incluso con otros arreglos, acordes y acompañamientos de instrumentos como violonchelos y violines, va a quedar muy bueno porque será una parada rockera, pero distinta.

¿También están con nuevo material de estudio?

Sí. Tenemos alrededor de 30 nuevas canciones con las que estamos trabajando, pensando en lo que será un nuevo disco de estudio. Si bien ya lo estamos grabando, lo estamos haciendo de manera distendida, porque no tiene fecha de salida todavía.

¿Siempre llevan este ritmo?

Entre la primavera y el verano, épocas donde el grupo toca muchísimo en vivo, este ritmo decae porque no estás tan metido en el laburo, sino en los conciertos. Igualmente, una de nuestras características es la de llegar muy holgados a los discos, cosa que no fue siempre así, porque en una época pasaba que llegábamos medio justos con los temas. Incluso he grabado canciones a los cuales le faltaban partes y no estaban 100 por ciento terminados y se concluyeron en el estudio, con la suerte de tener la inspiración necesaria de terminarlos de manera satisfactoria y que queden buenos, que no sean canciones que hayan llegado así porque sí.

¿Por ejemplo?

En Espíritu había solo 6 canciones. En realidad había un montón grabadas y en demos, pero solo 6 que estaban terminados y quería que estuvieran en el álbum. Fue así que grabamos nuestra versión de Vagabundear, de Serrat y El sur de la ciudad, de Pappo. Después, el Conde me trajo Extraña calma, al que le faltaba una parte de la letra y después había muchas bases y partes perdidas que terminaron siendo En la altura y Sangre.

También en el disco siguiente, Cielo abierto, donde te diría que casi fui al disco con cuatro temas terminados.

¿Los apuros vienen siempre de la disquera?

No, es un apuro tuyo y llega con la necesidad de grabar. Hay veces que también los temas te apuran para salir o que el disco anterior se está agotando. Nos pasa de decir ‘grabamos el último hace ya dos años’, pero no te das cuenta o estás de gira, o el disco tuvo cuatro cortes y no se le puede pedir más. Uno mismo tiene que aportar a la cancha nuevas canciones.

¿Qué balance hicieron de Venceremos?

Faltó que llegue a las disquerías, se vendió en muy pocas. En nuestros shows puede conseguirse y también en algunas de las disquerías a la que nosotros le entregamos material. Ahora estamos en conversaciones para que, cuando se edite el disco acústico, a la vez se distribuya Venceremos un poco mejor.

Antes, estuvimos 16 años con una disquera que, en el momento en que terminábamos el disco, se distribuía. Ahora no, nuestro laburo continúa. Hay de fondo un trabajo creativo, ejecutivo y de distribución que corre por nuestra cuenta. A mí me encanta hacerlo, y lo hago a fondo porque estamos solos.

Volviendo a Venceremos es un disco que me gusta y que lo encaramos de manera distinta, porque nos habíamos desvinculado de la disquera y recién ahí lo grabamos. Entonces lo hicimos más personal, con otras canciones que no fueron pensadas para la radio. Otro tipo de canciones.

¿Hoy por hoy las bandas son como una especie de PyME?

Siempre lo es, porque dentro de una banda hay asistentes, sonidistas, técnicos, diseñadores, un manager, choferes…etcétera. Después, cuando surge hacer la parte discográfica por cuenta propia esa PyME tiene que crecer porque tiene que incorporar nuevos jugadores y a su vez uno desarrolla nuevas tareas. Es otra responsabilidad y uno se da cuenta que va creciendo al ver cosas que antes no miraba.

El peso de tener una banda de rock cambia. Siempre es una prioridad y una alegría, pero vas cambiando la manera de verla. Una banda es siempre un lugar distinto dentro de un mismo paisaje, gracias a las vivencias que se van acumulando. Es un lugar hermoso para estar, el cual recomiendo ampliamente.

¿Crees que pueda haber menos bandas por el arduo trabajo que implica?

No creo. Primero creo que las modas cambian y no siempre tener una banda de rock está de moda. Por ejemplo, si lo dijera ahora, de los 10 chicos que antes agarraban una guitarra o batería, cuatro terminan siendo youtubers u otra cosa. Antes la banda era tener eso o nada, una existencia gris. También sucedía que se juntaban grupos que tenían uno o dos años de vida. Para nosotros fue distinto, era una necesidad. Nosotros hicimos de un grupo una forma de vida que lleva 25 años y sigue a pesar de vaivenes que siempre hemos tenido en nuestra vida. En lo personal estoy en una etapa de pleno enamoramiento con esta banda.

Calavera decía que se parecía a Lou Reed… ¿Qué material de estudio necesita un joven músico hoy?

Cuando vos escuchás a los Beatles, Rolling Stones, Deep Purple, Serú Girán, Almendra y Manal, como material de estudio, siempre agregando lo que a uno le guste, lo tenés que usar. Esta lista quizá sea como las materias de la facultad que uno a veces quizá no entiende, pero a la larga le van a servir.

Noticia anterior

Quilmes le rendirá tributo al Negro Fontanarrosa en el Teatro Municipal

Noticia siguiente

Una exposición muestra a Piazzolla como un "revolucionario del tango"

No Comment

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.