Inicio»Música»Bad Religion repasará sus grandes éxitos en el Microestadio de Ferro

Bad Religion repasará sus grandes éxitos en el Microestadio de Ferro

2
Compartidas
Pinterest WhatsApp

La histórica banda de hardcore punk Bad Religion estará nuevamente en Argentina, con el fin de celebrar sus 42 años de trayectoria con un concierto en el Microestadio de Ferro.

El concierto tendrá lugar el martes 28 de noviembre, con entradas que se encuentran a la venta por medio del sistema TuEntrada.com o en los distintos puntos de venta ubicados en los locales Fade To Black (Bond Street), Metalmanía (Centro), Liverpool (Belgrano), Almacén Mala Difusión (Almagro), Locuras (Morón), Engendro Tienda (Wilde) y Xennon (Quilmes y La Plata).

Liderados por el profesor universitario Greg Graffin, la banda repasará gran parte del repertorio que se convirtió en parte esencial dentro de la escena. De este modo sonarán canciones como “American Jesus”, “Do What You Want” o “Sorrow”, entre varias otras.

Formados en los inicios de la década del ’80 por el propio Graffin junto a Jay Bentley, Brett Gurewitz y Jay Ziskrout, la banda es reconocida por su sofisticado uso del estilo, la metáfora, el vocabulario, iconos y armonías vocales consagrándolos como pioneros del naciente hard-core melódico y sus letras suelen ser reflexivas en torno a sentimientos personales, ideologías de vida y responsabilidad social.

Su mayor éxito fue con la publicación de su disco “Stranger Than Fiction” en 1994, el primer álbum con el que consiguieron alcanzar el disco de oro en Estados Unidos y que contaba con los hits “21st Century (Digital Boy)” e “Infected” de alta rotación es ese tiempo en los canales musicales.

Actualmente el grupo cuenta en su formación con los históricos Graffin (voz), Gurewitz (guitarra y coros) y Bentley (bajo y coros), a quienes se le suman Brian Baker (guitarra), Jamie Miller (batería) y Mike Dimkich (guitarra).

Artículo anterior

La banda británica Haken regresa al país para tocar en El Teatrito

Próximo artículo

Comenzó el 7SIFF, el festival con las películas más cortas