Inicio»Cine, TV y Series»Ignacio Huang anticipa “Viral”, la nueva serie nacional que llegó a Amazon

Ignacio Huang anticipa “Viral”, la nueva serie nacional que llegó a Amazon

2
Compartidas
Pinterest WhatsApp

De manera reciente, la productora Chinito Chinito estrenó la serie “Viral” en la pantalla de Amazon Prime, un producto independiente que basa su historia en un mundo apocalíptico y lleno de peligrosos infectados.

Dirigida por Rodrigo Maggio, la serie cuenta con los protagónicos de Flor Benítez de Blauve e Ignacio Huang, recordado por su paso en la película “Un cuento Chino” junto a Ricardo Darín.

Precisamente Huang dialogó en exclusiva con La Vereda para contar mayores precisiones sobre esta ambiciosa producción, cuyo género es poco explorado en nuestro país, mucho menos en un contexto de pandemia como nos toca vivir.

La serie empezó su rodaje en 2016 y se extendió durante cuatro años a la espera de su salida a la luz a través de la pantalla de Amazon Prime. Toda esta paciencia se debió a las cinco mentes detrás de Chinito Chinito. Productora cuyo nombre “no tiene nada que ver con mi origen, es pura casualidad”, según asegura Huang.

De acuerdo a lo que explica el actor, el contacto entre “Viral” y él se dio “de la nada, cuando me pidieron contacto en Facebook”. En ese momento, “Rodrigo -Maggio – me dijo que ellos tenían una propuesta para mí”.

Huang recuerda haber ido caminando al encuentro que se dio en Villa Devoto, lugar donde reside. “Me explicó acerca de la serie y sobre las ganas de incorporar un personaje con mi perfil. Vi un anticipo porque habían empezado a grabar con Flor, que es como la Sarah Connor de Terminator. Ella es la heroína”, relata el artista que en ese momento vio los fragmentos y “me sorprendió al instante. Se me cayó la mandíbula”.

En primera instancia, a Huang le sorprendió que “fuera algo argentino, porque no se hizo algo así acá. Y no se trata de cuestión de dinero, sino por la creatividad y la inteligencia con la que realizaron” eso provocó que dijera “sí al instante”.

¿Qué podés contar acerca de tu personaje?

Rodrigo me presentó este personaje, que es un chino en un mundo postapocalíptico imaginario. Su nombre suena únicamente cuando está en su entorno familiar. Es un hombre muy callado que trabaja en un frigorífico argentino de empresa china. Tiene su mujer y cumple sus tareas. En cuanto a su personalidad, es muy introvertido y raro.

Es un hombre gris, hasta que explotó la pandemia que infectó a casi toda la población, donde surge esta pesadilla. Allí empieza su rebelión en semejante crisis.

¿Cómo has preparado tu papel, tanto física como actoralmente?

A nivel actoral me sentí muy atraído, si bien nunca hice género de acción. Lo más cercano fue “Hermanos y Detectives” (Damián Szifrón). A mí me encanta, más cuando se puede ser alguien distinto a lo que es en la vida. Rodrigo me explicó cómo se imaginó al personaje: sacado y que explota a la par de la pandemia. Él se imaginaba un Rambo, de torso desnudo, cubierto de sangre en delantal de frigorífico y yo dije “guau” (risas). Nunca me imaginaría así, más teniendo que matar a todo lo que se cruce. Agradezco tanto a la vida que alguien me ofrezca una chance así. Por cosas como ésta estudié actuación. Mi personaje es muy liberador.

Algo que tienen que saber es que esto empezó a filmarse en 2016. Pasó muchísimo tiempo…en ese momento estaba mejor físicamente. Con el tiempo a uno le duele la cintura (risas).

Siempre de buen humor y feliz por su participación en la serie, Huang sentía que su personaje “era muy exigente, pero como dije antes, me encantaba hacerlo, sobre todo en la psicología del personaje: Convertirse en un ser explosivo”.

Por otro lado, el actor resaltó la tarea de Matías Stella, uno de sus preparadores. “El otro nivel de preparación es el psicológico, que es tremendo. Fue muy valioso su trabajo porque me ayudó a sacar cosas que yo no sabía que tenía. El personaje es muy bipolar, tiene momentos de furia y mucha tristeza”.

¿Tenés una opinión formada sobre este género de producción?

Nos gusta decirle producción apocalíptica, porque lo que a zombie se refiere, es un género que ha ido mutando. Empecé a ver desde el primer capítulo de “Walking Dead” hasta que me cansó…creo que fue cuando Michonne se fue (risas). Pero sí me sorprendieron los primeros capítulos, donde se puso todo. Igual pasó con nosotros en esta producción.

También me enganché con “Fear the Walking Dead”…pero la dejé de seguir, también me cansó en un momento, pero otra vez me engancharon esos capítulos donde ellos escapaban como familia. Recuerdo ver “Walking Dead” y tener recurrentes pesadillas sobre zombies.

Creo que en muchos sentidos nosotros lo vivimos en carne propia. Si bien hay una fábula con el tema de los muertos vivientes, no somos ajenos a que hay un virus dando vueltas. Nosotros, los que zafamos de ser infectados, no vimos la muerte ni vimos los hospitales. Recuerdo las noticias que venían de India, con la variante Delta y los cuerpos apilados y directamente no quise ver las imágenes. Creo que esas son las razones por las que prospera este género postapocalítico. Por un lado, a mí me genera cierta fantasía sobre un ‘mundo después’, cuando éste deja de ser como lo conocemos y lo otro es que todo esto que tenemos puede cambiar y desaparecer en un segundo.

Ignacio recuerda los primeros días de pandemia y logra hacer un paralelismo con los peligros que se reflejan en “Viral”. En ese contexto, recuerda “el primer día de cuarentena, subir a la azotea y escuchar ambulancias y me daba temor. Recuerdo la primera vez que salí a la calle, también con muchísimo temor, más cuando no había nadie. Lo que uno ve en la serie puede ser tan real” y a su vez se pregunta “¿Qué pasa si no hay salud, policía?, si gente se mete en tu casa y ese lugar deja de ser tu casa. Cosas que son más terribles que los propios monstruos que aparecen en “Viral”. Lo terrible es un mundo de caos, sin ningún tipo de orden. Eso no es ficción y puede ser algo que ocurra de un momento a otro”.

¿Qué genera debutar en plataforma como Amazon?

En la época que habíamos comenzado, Amazon no era lo que es hoy. Cuando filmamos los últimos capítulos en 2019 yo me preguntaba qué íbamos a hacer. Eso le decía a Rodrigo, incluso sugerí que se hiciera un largometraje y presentarlo en cines, pero no. Los muchachos siguieron con la idea de la serie, por eso está filmado así.

Son muchas las producciones independientes que caen en el tiempo, por la falta de apoyo para que salgan a la luz. Desde la productora salió todo el esfuerzo, incluso nuestros sueldos con todo lo que eso significa. Los cinco productores invirtieron sus salarios en esta serie, con muchísima energía. Destaco esto porque muchas veces, por agarrar un buen papel o un buen trabajo, lo hacemos gratis. Yo pensé que la serie iba a pasar de moda, pero la pandemia la reforzó.

Sin adelantar nada sobre la historia, ¿hay lugar para una continuación?

Hay una trama abierta. Yo sé que los muchachos están pensando en una continuación. Esto, en el mundo independiente tiene mucho de “lo vamos viendo”. Pero también tiene que ver con gran cantidad de series que arrancan y que después se descartan. Siempre es según el gusto de la gente.

Esperamos las repercusiones para determinar un poco de cómo seguiría en una futuro en una situación más estable en el país.

¿Cómo ha sido tu año a nivel personal y profesional?

Este año fue mejor que 2020, año en que tenía prevista una gira teatral por Paraguay, con diez funciones programadas que fueron pospuestas por la pandemia. Fue muy doloroso. Fue tremendo, solo pude hacer teatro en la vereda. Lo hacíamos con barbijo. Este año estrené mi obra de títeres chinos en el “Titiritodos”, un festival que se desarrolló en Córdoba. También se hicieron vía streaming, con participación en Colombia. En ese sentido no me puedo quejar.

En el cine íbamos a estrenar “Charlotte” con Ángela Molina, pero solo se pudo hacer un pequeño estreno antes del cierre por la segunda ola, así que espero que en 2022 tenga un reestreno para el público argentino. “Viral” ahora me tiene muy nervioso, porque es el debut en una plataforma de este tipo.

Ahora con los títeres estaré en Pinamar y después el Centro Cultural de la Cooperación. Creo que la pandemia me hizo manejarme mejor con el tema de autogestión.

Antes de despedirse y fiel a su estilo, el actor anticipó que volverá a las tablas como creador y actor de “Boda Escarlata”, la obra que viene escribiendo y narrará una historia de época situada en la antigua China. Espectáculo que podría estrenarse a finales del año próximo bajo la dirección de Laura Riera, que “además de ser gran amiga y directora, tiene mucho acceso y contacto a la cultura china. Habrá mucho recurso de teatro de ópera de Pekín. Se promete mucho trabajo y algo nuevo para la cartelera porteña”.

Artículo anterior

Poncho y Vicentico presentaron la canción “Colgado en las alturas”

Próximo artículo

Los Canticuénticos anunciaron su primer show del año en CABA